Las pacientes y supervivientes de la Fundación Sandra Ibarra vuelven a protagonizar el desfile más especial de la pasarela We Love Flamenco

Noticias FSI

Un año más ‘Las Fantásticas’ de la Fundación Sandra Ibarra, todas ellas pacientes y supervivientes de cáncer, protagonizaron el desfile solidario de la pasarela de moda flamenca We Love Flamenco, que este año regresó al Hotel Alfonso XIII de Sevilla después de que la pasada edición se celebrara online debido a la crisis sanitaria provocada por el coronavirus.

Un pasarela por la que desfilaron veintidós mujeres llenas de vida, de ilusión y de historias de superación, como la de Fátima, una de las pioneras de la pasarela, que este año ha cumplido su décima edición. Las pacientes y supervivientes lucieron los diseños de Angela&Adela , Carmen Acedo, Daniel Robles , El Ajoli , Flamenca Pol Nuñez, Javier Ordoñez , José Manuel Valencia , Joana Calderón, José Hidalgo, Mercedes Dobenal, Mónica Méndez , Pablo Retamero& Juanjo Bernal , Pitusa  Gasul, Rocio Márquez , Rocio Olmedo Rocio Peralta y Santana. Desde la Fundación Sandra Ibarra nos gustaría agradecer a todos ellos su solidaridad, esfuerzos y paciencia a la hora de preparar este desfile.

«Estamos encantadas de volver a pisar la pasarela de We Love Flamenco, una pasarela llena de vida. Gracias a Javi, Laura y todo el equipo por seguir caminando juntos y llenando de alegría e ilusión a las pacientes y supervivientes de cáncer de nuestra fundación», declara Yolanda Vielba, directora de la Fundación en Andalucía. Los fondos recaudados a través de la venta de entradas para este desfile se destinan a apoyar los proyectos de mejora de la calidad de vida y bienestar de los pacientes y supervivientes de cáncer de la Fundación Sandra Ibarra.

EL DESFILE EN LA PRENSA

Informativos Telecinco

Diario de Sevilla

El Correo

NIUS

GALERÍA DE IMÁGENES DEL DESFILE

La Fundación Sandra Ibarra, un importante altavoz y apoyo de los supervivientes de cáncer
Miriam, superviviente de cáncer: “La presión social por no tener un prototipo de cuerpo siempre está ahí. Pero pesa más la gratitud por estar aquí»
Menú