Con estos premios se pretende reconocer a los profesionales que han hecho un esfuerzo extraordinario durante la mayor crisis sanitaria vivida. A todos ellos va dedicada esta Edición Especial Covid.

Con motivo del Día Internacional de la Enfermería, que se celebra este 12 de mayo conmemorando el nacimiento de Florence Nightingale, la Fundación Sandra Ibarra y el Departamento de Enfermería de la Universidad Autónoma de Madrid, anuncian la celebración de la segunda edición de las ‘Distinciones Dama de la Lámpara – Florence Nightingale’, que tendrá lugar en el mes de octubre.

Esta iniciativa nació en 2019 con el objetivo de que los pacientes premiaran a las enfermeras oncológicas, con el propósito de agradecer sus cuidados y hacer más visible su aportación social y sanitaria. Ese mismo año surgió Nursing Now, una campaña global en colaboración con el Consejo Internacional de Enfermeras y la Organización Mundial de la Salud que pretende resaltar el papel crucial de las enfermeras en la promoción de la salud, y de cuyo grupo de trabajo en la Comunidad de Madrid forma parte la Fundación Sandra Ibarra.

La pandemia mundial de Covid19 ha puesto de manifiesto aún más si cabe su necesaria labor, que es clave en la humanización de la sanidad. Por esta razón, ambas entidades desean hacer una mención especial en la celebración del Año Mundial de la Enfermería a los profesionales que han hecho un esfuerzo extraordinario durante la mayor crisis sanitaria vivida. A todos ellos va dedicada esta Edición Especial Covid.

En esta ocasión habrá un jurado formado por personas que representan distintos colectivos profesionales, que seleccionarán a los premiados en distintas categorías por su labor durante los peores momentos de la crisis sanitaria provocada por el SARS-COV-2.

Aquellos que se encerraron en las residencias con las personas mayores para intentar mantener el virus fuera de los centros; quienes recorrieron kilómetros por la España rural para llegar a atender a los que resisten en un territorio prácticamente vacío; los estudiantes que fueron reclutados para trabajar con contratos de auxilio sanitario por primera vez en nuestro país, los profesionales jubilados y voluntarios que no dudaron en ayudar en los hospitales y hoteles medicalizados; aquellos que contaron unos hechos sin precedentes desde la  primera línea… Hay muchas historias de solidaridad, profesionalidad y superación ante la adversidad y con esta Edición Especial Covid de las ‘Distinciones Dama de la Lámpara – Florence Nightingale’ se pretende visibilizar todas y destacar aquellas que se consideran extraordinarias.

Florence Nightingale, la “Dama de la Lámpara”

 Florence Nightingale fue la precursora de la enfermería profesional y da nombre al juramento que los profesionales de la Enfermería realizan al graduarse. Se la conoce como la “Dama de la Lámpara” a raíz de un artículo que The Times publicó en 1855, sobre su trabajo con los heridos en la Guerra de Crimea. Se dice que Florence salía por las noches a visitar a sus pacientes con una lámpara de aceite en la mano, cuidadosa, para vigilar su estado sin molestarles.

“La observación indica cómo está el paciente, la reflexión indica qué hay que hacer, la destreza práctica indica cómo hay que hacerlo. La formación y la experiencia son necesarias para saber cómo observar y qué observar; cómo pensar y qué pensar”, aseguraba Florence.

Esta humanización de la atención a los pacientes y la importancia de su figura en la historia de la Enfermería, hacen de Florence la persona idónea para nombrar estas distinciones. Ser “Dama de la Lámpara” no es solo un reconocimiento personal, sino un homenaje y un agradecimiento necesarios a las Unidades de Enfermería al completo, a todas las personas que dedican su vida al cuidado y la atención cercana y profesional de los pacientes. Hoy más necesarios que nunca.