• La Dirección Gerencia del Hospital acometerá una reforma completa de las actuales instalaciones de la planta sótano para crear un espacio más confortable y humano, con el objetivo de mejorar la calidad de vida de los pacientes y supervivientes de cáncer
  • La Fundación Sandra Ibarra ha presentado un proyecto según las expectativas de la institución sanitaria, acorde con diversos estudios que confirman los beneficios de crear entornos que favorezcan el bienestar y la relajación para reducir el estrés de los pacientes

 

 

El pasado mes de junio, el Hospital Universitario Virgen Macarena y la Fundación Sandra Ibarra firmaron un acuerdo para promover la humanización y confortabilidad del entorno sanitario de los pacientes oncológicos. El primer proyecto que se llevará a cabo consiste en una remodelación integral de la planta sótano, donde se encuentra la principal sala de espera de Oncología Radioterápica y otra aledaña de Oncología Médica con el objetivo de crear un ambiente más acogedor y humano.

Dentro del Plan de Humanización Hospitalaria, la Dirección y los Servicios de Oncología Radioterápica y de Oncología Médica, en sintonía con pacientes y supervivientes de cáncer atendidos en el centro hospitalario, detectaron la necesidad de una rehabilitación integral de la sala de espera del sótano del centro, donde se localiza por seguridad el equipamiento de Radioterapia.

El proyecto, también enmarcado en el área de Humanización de la Escuela de Vida de la Fundación Sandra Ibarra, ha sido diseñado de forma solidaria por el estudio de arquitectos Honorio Aguilar y bajo la supervisión del centro sevillano, tendrá un coste total de unos 60.000€, y contará con varios murales del artista José Tomás Pérez Indiano repartidos por distintos espacios, entre ellos una pintura que ocupará toda una pared en la sala de espera principal.

El Hospital Universitario Virgen Macarena y la Fundación Sandra Ibarra llevan siete años colaborando en proyectos de humanización de la atención sanitaria y la mejora de la calidad de vida del paciente y superviviente de cáncer. La humanización de la sanidad ubica al paciente en el centro, es un proceso que aborda de forma integral su bienestar, considerando al individuo en todas sus dimensiones: física, emocional, social.

Sandra Ibarra, Presidenta de la Fundación que lleva su nombre, asegura que “con este proyecto damos un paso muy importante en la humanización de la atención sanitaria, ubicando al paciente en el centro, abordando su bienestar de forma integral desde una triple perspectiva física, emocional y social. Junto al Hospital Virgen Macarena queremos mejorar la calidad de vida y el bienestar de los pacientes y supervivientes de cáncer”. 

Para el Dr. Miguel Ángel Colmenero, Director Gerente del centro sevillano, “es un esperado proyecto que se merecen nuestros pacientes y profesionales y que sitúa al Macarena como uno de los hospitales referentes para este tipo de actuaciones, seguramente en todo el país. Un proyecto pionero que suma por una atención sanitaria excelente y, por ello, agradezco a la Fundación y a su presidenta, Sandra Ibarra, su visión y compromiso para trabajar juntos”.

Desde el punto de vista de la infraestructura, la creación de entornos que favorezcan una sensación de bienestar y relajación debe ser una prioridad en los hospitales y centros asistenciales, ya que se ha demostrado mediante diversos estudios que la reducción del estrés de los pacientes conlleva múltiples beneficios. Aspectos como la distribución de espacios, los colores o el uso de la luz son cruciales para la humanización de los centros hospitalarios, que hagan más fácil y agradable tanto la estancia del paciente y sus acompañantes, como el trabajo del personal sanitario.

En este sentido, José Antonio Galiani, psicólogo Sanitario y Forense, afirma: “Este proyecto tendrá un decisivo impacto en la implantación del llamado modelo biopsicosocial de la enfermedad oncológica, ya que servirá para cuidar la vivencia de la enfermedad de aquellas personas que están transitando por un proceso oncológico, a través de la mejora de su dimensión psicológica y emocional, fortaleciendo de este modo una visión multidimensional del ser humano en la que cuerpo, mente y entorno se interrelacionan”.

El Hospital Universitario Virgen Macarena, centro de referencia regional, y que vive un momento de transformación y modernización dentro de su ambicioso Plan de Inversiones, se convertirá con el desarrollo de este proyecto en un centro pionero en el desarrollo de la humanización de la sanidad aplicada al entorno y las infraestructuras hospitalarias.

La recaudación de los fondos necesarios para el desarrollo de este proyecto se realizará dando participación a la responsabilidad social corporativa de entidades comprometidas con la mejora social. En ese sentido se ha querido sumar el Banco Mediolanum,  con motivo de su Semana Solidaria, que recauda fondos a través de esta iniciativa en Mi Grano de Arena.

Escuela de Vida de la Fundación Sandra Ibarra

En los últimos años, tras el aumento de los índices de supervivencia y la falta de atención sanitaria específica para el superviviente de cáncer, la labor de la Fundación Sandra Ibarra se ha centrado en su figura a través del proyecto Escuela de Vida.

¡Se trata de la primera escuela de pacientes y supervivientes especializada en hacer frente a las necesidades asistenciales en un periodo de transición en el que ya no hay tumor ni tratamiento pero aparecen otras secuelas físicas, emocionales y sociales.

Entre otras áreas que van de la salud física y emocional al plano laboral, la Escuela de Vida también trabaja en la humanización de la atención sanitaria en los centros hospitalarios a través de proyectos como éste.