Píldoras de Bienestar de la Escuela de Vida: Gestión Psicoemocional (XV)

La Escuela de Vida de la Fundación Sandra Ibarra nace con el principal objetivo de mejorar el bienestar y la calidad de vida de los pacientes y supervivientes de cáncer, y sus “Píldoras de Bienestar” pretenden, estos días más que nunca, acercar el bienestar a todos los pacientes y supervivientes a través de ejercicio físico, la relajación, la nutrición saludable y, una de las cosas que consideramos más importantes: el cuidado de nuestra salud mental y emocional.

Las Píldoras de bienestar de la Escuela de Vida son ofrecidas por profesionales expertos en las diferentes áreas, y en el caso de la psicología contamos con la colaboración del Centro Psicosanitario Galiani de Sevilla, que se han convertido en un referente en el apoyo psicoemocional en estos tiempos de confinamiento e incertidumbre.

“Andaba yo perdido caminando por la vida,

cavilando sobre lo que soy y lo que siento,

poquito a poco entendiendo

que no vale la pena andar por andar

que es mejor caminar para ir creciendo

Mirarme dentro y comprender

que soy parte de un SER

Poquito a poco entendiendo…

Versión adaptada de canción de Chambao

1- EL DESORDEN EN LA MENTE: LA ENTROPÍA PSIQUICA

Los sucesos externos aparecen en nuestra mente puramente como información, sin tener necesariamente un valor positivo o negativo adjunto. Es nuestra personalidad la que interpreta esa información bruta, dentro del marco de sus intereses, determinando si es algo nocivo o no.

Cada información que procesamos se evalúa según su relación con nuestra personalidad: ¿es una amenaza a nuestras metas, las apoya o es neutral? Una nueva información crea, en sí misma e inicialmente, desorden en nuestra mente, la cual, una vez analizada y catalogada, hará que movilicemos energía para que nos enfrentemos a la amenaza, o bien, reforzará nuestras metas y así liberaremos nuestra energía psíquica.

UNA DE LAS PRINCIPALES FUERZA ADVERSAS QUE AFECTAN A LA MENTE ES EL DESORDEN PSÍQUICO, es decir, cuando la información entra en conflicto con intenciones previamente existentes, o cuando nos distrae y nos impide llevarlas a cabo.

Damos a esta condición muchos nombres, según cómo la vivamos: dolor, miedo, rabia, inquietud, celos, etc. TODAS ESTAS VARIEDADES DE DESORDEN FUERZAN LA ATENCIÓN A DESVIARSE HACIA OBJETIVOS INDESEABLES, con lo que no somos libres para usarla según nuestras preferencias. LA ENERGÍA PSÍQUICA SE CONVIERTE ENTONCES EN ALGO RÍGIDO E INEFICAZ.

La mente puede desordenarse de muchas maneras. Pero el modelo básico es siempre el mismo: APARECE EN LA MENTE ALGUNA INFORMACIÓN QUE ENTRA EN CONFLICTO CON NUESTROS OBJETIVOS.

Según lo central que sea este objetivo para nuestra personalidad y lo grave que sea la amenaza, cierta cantidad de atención tendrá que movilizarse para eliminar el peligro, por lo que quedará menos atención libre para ocuparse de otros asuntos.

CUANDO LA INFORMACIÓN DESORGANIZA LA MENTE AL AMENAZAR SUS METAS Y OBJETIVOS SUCEDE EL DESORDEN INTERIOR, O ENTROPÍA PSÍQUICA, LO QUE PROVOCA UNA DESORGANIZACIÓN DE NUESTRA PERSONALIDAD.

LAS EXPERIENCIAS PROLONGADAS DE ESTE TIPO PUEDEN DEBILITAR LA PERSONA Y LA PERSONALIDAD, HASTA EL PUNTO DE NO SER CAPAZ DE PRESTAR ATENCIÓN A LAS COSAS Y PERSEGUIR NUESTROS OBJETIVOS, FAVORECIENDO LA APARICIÓN DE DESÓRDENES EMOCIONALES, ANÍMICOS Y CONDUCTUALES EN LA PERSONA.

SEGUIR LEYENDO

https://www.centropsicosanitariogaliani.com/wp-content/uploads/2020/04/GESTI%C3%93N-PSICOEMOCIONAL-parte-15.-CENTRO-PSICOSANITARIO-GALIANI.pdf

2020-04-16T12:39:05+00:00 16 abril 2020|Noticias, Noticias FSI|