Píldoras de Bienestar de la Escuela de Vida: Gestión Psicoemocional (X)

La Escuela de Vida de la Fundación Sandra Ibarra nace con el principal objetivo de mejorar el bienestar y la calidad de vida de los pacientes y supervivientes de cáncer, y sus “Píldoras de Bienestar” pretenden, estos días más que nunca, acercar el bienestar a todos los pacientes y supervivientes a través de ejercicio físico, la relajación, la nutrición saludable y, una de las cosas que consideramos más importantes: el cuidado de nuestra salud mental y emocional.

Las Píldoras de bienestar de la Escuela de Vida son ofrecidas por profesionales expertos en las diferentes áreas, y en el caso de la psicología contamos con la colaboración del Centro Psicosanitario Galiani de Sevilla, que se han convertido en un referente en el apoyo psicoemocional en estos tiempos de confinamiento e incertidumbre.

“La vida es breve, la oportunidad fugaz, la experiencia engañosa y el juicio difícil» (Hipócrates)

1-EMPEZANDO NUESTRO “AUTOEXORCISMO”

Por lo general, las personas no toman Conciencia alguna de los personajes a los cuales representan a lo lago de su vida, ya que en muchas ocasiones, SON ESOS PERSONAJES. Algunos papeles son sutiles; otros son francamente manifiestos, salvo para la persona que los representa. Algunos papeles sólo tienen por objeto atraer la atención de los demás.

El ego se alimenta de la atención de los demás, la cual es, después de todo, una forma de energía psíquica. SIN EMBARGO, EL EGO IGNORA QUE LA FUERZA DE TODA ENERGÍA ESTÁ EN NUESTRO INTERIOR, DE MANERA QUE LA BUSCA EXTERNAMENTE. El ego busca alguna forma de atención, como el reconocimiento, la alabanza, la admiración, o sencillamente ser notado de alguna manera, lograr que se reconozca su existencia.

Toda noción conceptual de ser alguien o algo (verme a mi mismo de tal o cual manera) es ego, trátese de un concepto predominantemente positivo (soy el mejor) o negativo (no sirvo para nada). Muchas personas fluctúan entre la sensación de inferioridad y de superioridad, dependiendo de las situaciones o de las personas con quienes entran en contacto.

Lo único que necesitamos saber y observar en nosotros mismos es lo siguiente:  CADA VEZ QUE NOS SENTIMOS INFERIOR O SUPERIOR A ALGUIEN, ES PROBLEMA DE NUESTRO EGO.

UNO DE LOS PERSONAJES QUE REPRESENTAMOS CON MAYOR FRECUENCIA ES EL DE LA VÍCTIMA, la cual busca la simpatía, o la compasión, o el interés de los demás por mis problemas «yo y mi historia». Claro está que una vez que nos identificamos con una historia en la cual nos hemos asignado el papel de víctimas, no deseamos que caiga el telón y, por tanto, el ego no desea poner fin a sus «problemas» porque son parte de su identidad.

Si nadie desea escuchar nuestra triste historia, podemos repetírnosla mentalmente una y otra vez para sentir compasión por nosotros mismos y poseer la identidad de una persona maltratada por la vida, por las demás personas o por el destino. Es una forma de dar definición a la imagen que tenemos de nosotros mismos, de ser alguien, lo cual es lo único que le interesa al ego.

SEGUIR LEYENDO

https://www.centropsicosanitariogaliani.com/wp-content/uploads/2020/04/GESTI%C3%93N-PSICOEMOCIONAL-parte-10.-CENTRO-PSICOSANITARIO-GALIANI.pdf

2020-04-08T12:49:03+00:00 8 abril 2020|Noticias, Noticias FSI|