Píldoras de Bienestar de la Escuela de Vida: Gestión Psicoemocional (IX)

La Escuela de Vida de la Fundación Sandra Ibarra nace con el principal objetivo de mejorar el bienestar y la calidad de vida de los pacientes y supervivientes de cáncer, y sus “Píldoras de Bienestar” pretenden, estos días más que nunca, acercar el bienestar a todos los pacientes y supervivientes a través de ejercicio físico, la relajación, la nutrición saludable y, una de las cosas que consideramos más importantes: el cuidado de nuestra salud mental y emocional.

Las Píldoras de bienestar de la Escuela de Vida son ofrecidas por profesionales expertos en las diferentes áreas, y en el caso de la psicología contamos con la colaboración del Centro Psicosanitario Galiani de Sevilla, que se han convertido en un referente en el apoyo psicoemocional en estos tiempos de confinamiento e incertidumbre.

“No hay muchos caminos. Lo que existe son muchos nombres para el mismo camino (crecer, trascender, madurar, etc). El único camino se llama CONCIENCIA.” Bhagwan Shree Rajneesh (Osho)

1-EL PROPÓSITO DE LA VIDA

En cierta ocasión le preguntaron al Dalia Lama: “¿Cuál piensa usted que es el propósito de la vida?» El Dalia Lama contestó: “Creo que el propósito fundamental de nuestra vida es buscar la felicidad. Tanto si se tienen creencias religiosas como si no, si se cree el tal o cual religión, todos buscamos algo mejor en la vida. Así pues, creo que el movimiento primordial de nuestra vida nos encamina en pos de la felicidad, es decir, FORMAR LA MENTE.”

Con estas palabras, pronunciadas ante numeroso público, el Dalai Lama abordó el núcleo de su mensaje. Pero la afirmación de que el propósito de la vida es la felicidad nos plantea una cuestión: ¿ES IGUAL EL CONCEPTO DE FELICIDAD EN ORIENTE QUE EN OCCIDENTE?

El concepto de felicidad siempre ha parecido estar mal definido en Occidente, ya que éste ha sido elusivo e inaccesible. “Feliz”, en inglés, deriva de la palabra islandesa «happ» que significa suerte o azar. Al parecer, este punto de vista sobre la naturaleza misteriosa de la felicidad está muy extendido. En los momentos de alegría que trae la vida, la felicidad parece “llovida del cielo”. PARA LA MENTE DE UN OCCIDENTAL, NO SE CONCIBE QUE SEA ALGO QUE SE PUEDA DESARROLLAR Y MANTENER, DEDICÁNDOSE SENCILLAMENTE A “FORMAR LA MENTE”.

Al plantear esta objeción, el Dalai Lama se apresuró a explicar en su exposición: «Al decir «entrenamiento de la mente» en este contexto, no me estoy refiriendo a la «mente» solo como una capacidad cognitiva o intelecto. Utilizo el término más bien en el sentido de la palabra tibetana “Sem”, que tiene un significado mucho más amplio y cercano al de «psique» o «espíritu», y que incluye intelecto, sentimiento, corazón y cerebro. AL IMPONERNOS UNA CIERTA DISCIPLINA INTERNA PODEMOS EXPERIMENTAR UNA TRANSFORMACIÓN DE NUESTRA ACTITUD DE TODA NUESTRA PERSPECTIVA Y NUESTRO ENFOQUE DE LA VIDA.”

Y así prosiguió: “Hablar de esta disciplina interna supone señalar muchos factores y quizá también tengamos que referirnos a muchos métodos. Pero, en términos generales, uno empieza por identificar aquellos factores que conducen a la felicidad y los que conducen al sufrimiento. Una vez hecho esto, es necesario eliminar gradualmente los factores que llevan al sufrimiento mediante el cultivo de los que llevan a la felicidad. ÉSE ES EL CAMINO: TOMAR CONCIENCIA DE TODO ELLO.

SEGUIR LEYENDO

https://www.centropsicosanitariogaliani.com/wp-content/uploads/2020/03/GESTI%C3%93N-PSICOEMOCIONAL-parte-9.-CENTRO-PSICOSANITARIO-GALIANI.pdf

2020-04-08T10:00:47+00:00 8 abril 2020|Noticias, Noticias FSI|