Los “largos supervivientes” del cáncer son los que necesitan más apoyo, según Josep María Borrás

  • El coordinador científico de la Estrategia en Cáncer del Sistema Nacional de Salud, Josep María Borrás, considera que los “largos supervivientes” del cáncer son los que necesitan más apoyo, por lo que es “muy importante” hacer un seguimiento de sus condiciones laborales, sociales o familiares.

Josep Borrás y María Antonia Gimón en la UIMP

Así lo ha afirmado este jueves en una rueda de prensa con motivo del encuentro ‘Innovación y equidad en la atención oncológica’ que se celebra en la Universidad Internacional Menéndez Pelayo (UIMP) y en la que también ha participado la vicepresidenta de la Federación Española de Cáncer de Mama, María Antonia Gimón. Borrás ha señalado que cuando los pacientes vuelven a su vida “normal” tras el tratamiento, que dura “mucho tiempo”, cuando tienen “mayor necesidad de apoyo”. “Acompañar en ese proceso es importante y el sistema sanitario hasta ahora lo ha hecho de manera muy rígida, simplemente cada tres meses, seis meses o un año”, ha señalado.

Ha recordado además que, en algunos casos la edad media del diagnóstico ronda los 63 años, por lo que “se juntan la enfermedad y el impacto de la jubilación”, una situación que, a su juicio, “hace mucho más complicado psicológicamente el retorno a la vida normal”. En ese sentido, ha señalado que los planes de cáncer europeos “están avanzando” en los planes de seguimiento individualizado de cada paciente, si bien ha reconocido que es algo que “no se va a conseguir así como así” debido a las “necesidades diversas” de los países. En esta misma línea se ha pronunciado Gimón, quien ha instado a que el cáncer de mama se trate “en lo social y en lo laboral”, además de en lo clínico, destacando los problemas a los que se enfrentan las mujeres cuando se reincorporan a la vida laboral.

“Tenemos problemas para incorporarnos al trabajo que se pueden salvar si nos pusiésemos de acuerdo en determinadas administraciones, como la sanitaria y la del trabajo”, ha dicho. A su juicio, hacer “avances” en recuperar esa normalidad “no es fácil”, pues existen “impedimentos” que van más allá de la propia enfermedad y ha pedido cambios como una “mayor flexibilidad” en la jornada laboral. “No sólo para los pacientes de cáncer, sino de cualquier enfermedad”, ha añadido. Gimón ha destacado también la importancia del encuentro de la UIMP, que presenta innovaciones en el ámbito de la oncología, como el avance de la biología molecular, “la asignatura pendiente” del cáncer metastásico, o la oncología de precisión.

“Queremos saber y queremos aprender”, ha añadido. Por su parte, el coordinador científico de la Estrategia en Cáncer del Sistema Nacional de Salud ha destacado que en esta edición del encuentro se está debatiendo sobre cómo compartir la decisión terapéutica, el cambio de rol de los pacientes, o las redes sociales como “el tercer actor”. “Los profesionales nos debemos adaptar a las necesidades de los pacientes y no al revés”, ha subrayado.

Preguntado por la mejora de la coordinación de los sistemas de sanidad de las diferentes comunidades autónomas, Borrás ha lamentado que, debido a la crisis económica, las “medidas estrella” de la segunda estrategia aprobada por el Consejo Interterritorial del Sistema Nacional de Salud “se hayan retrasado” y mientras en comunidades como País Vasco o Cataluña se han implementado “al 100 por cien”, en otras no ocurra lo mismo.

Según el oncólogo, las dinámicas de implantación son diferentes porque los gobiernos y las necesidades “son diferentes”, pero ha insistido en la voluntad de avanzar en la coordinación de estas medidas. En concreto, se ha referido a la “equidad” para asegurar que, en el caso del cáncer de mama, todas las afectadas reciban “tratamiento singular, que no igual”, adaptado a sus necesidades “de forma efectiva”.

Por otra parte, ha resaltado medidas de la cartera de servicios referidas al cáncer de cuello de útero, considerado ahora “poblacional” en lugar de “oportunista”, así como a que se introduzca la detección del virus del papiloma. “Este conjunto de cosas obligan a cambiar el protocolo y esto nos alinea con los demás paises europeos”, ha apuntado. Por último, el también profesor de Medicina de la Universidad de Barcelona ha destacado el papel de las Unidades de Consejo Genético en cáncer hereditario (SEOM), que “ayudan mucho” en la detección de mutaciones con un significado que “no está tan claro”, así como las repercusiones que tiene, como la aprobación de la involución de

FUENTE > 20 MINUTOS

2019-06-28T10:46:35+00:00 28 junio 2019|Noticias, Noticias FSI|