Escribir bien sobre cáncer o cómo ‘luchar’ contra la ‘larga enfermedad’ sin metáforas

Los medios de comunicación suelen usar lenguaje bélico y otras metáforas y eufemismos para hablar del cáncer. ¿Por qué no deberían?

 

“Me siento muy fracasado porque no estoy ganando esta batalla”. Así contestó uno de los participantes de un estudio dirigido por Elena Semino, profesora de lingüística de la Universidad de Lancaster (Reino Unido). Semino ha realizado varias investigaciones sobre las metáforas que usan los pacientes, médicos y familias para hablar de cáncer.

En un trabajo publicado en 2017, la lingüista británica –nacida en Italia– mostró que el lenguaje bélico puede ser dañino para los pacientes, especialmente cuando la enfermedad es incurable, ya que terminan sintiéndose responsables de alguna manera por ‘perder ese combate’.

“Algunos pacientes rechazan simplemente la idea de luchar contra la enfermedad”, explica a SINC Semino. “No obstante, para otros estas metáforas pueden empoderar y motivar, pero deben ser elegidas libremente en lugar de ser impuestas por los medios o los profesionales de la salud”.

Al escribir sobre cáncer, expresiones como ‘bala mágica’, ‘terapia milagro’ o ‘caballo de Troya’ han sido utilizadas con frecuencia. La metáfora, un recurso propio del discurso literario, puede aparecer también en el periodístico, especialmente cuando los conceptos son complejos. Aunque a veces simplemente supone falta de recursos o mensajes contraproducentes para los afectados y sus familias.

“El periodismo que usa metáforas es perezoso”, apunta Xavi Granda, periodista freelance y vicepresidente de la Asociación Nacional de Informadores de la Salud (ANIS). “Yo intento evitar todo lo posible el uso de símiles porque no tiene sentido, principalmente en un tema tan peliagudo como el cáncer”.

“Si hablamos de enfermedad no podemos hacerlo con eufemismos”, apunta Corral Larrosa, periodista en Informativos Telecinco. “Hay que decir cáncer, muerte, supervivencia, curación o falta de cura. Y hay que hacerlo con conocimiento, sin generar bulos o alertas”.

El papel de los medios

La atención mediática del cáncer es muy alta, y el tratamiento que se da por parte de los periodistas puede ser crucial para los afectados. “Las metáforas utilizadas por los medios de comunicación pueden influir en la moral y el estado mental y emocional de los pacientes”, opina la investigadora Semino, que en 2018 copublicó el libro Metáfora, cáncer y el final de la vida.

Por su parte, desde GEPAC insisten en que “los medios de comunicación poseen un papel imprescindible en la normalización del cáncery en el vocabulario que la sociedad utilice para referirse a él. Las palabras tienen una fuerza brutal y pueden cambiar por completo la realidad de nuestra vida cotidiana”. Del mismo modo, reclaman “que se contraste cada noticia que se publique sobre cáncer por su poder mediático y por cómo puede afectar a un paciente que se encuentre en pleno proceso oncológico. Y, ante cualquier duda, contactar con asociaciones de pacientes o con sociedades científicas”.

“Afortunadamente, hay medios cuyas secciones de ciencia son ejemplares y excelentes. Otros, sin embargo, dan voz a charlatanes y estafadores: eso sí que es un problema muy serio y peligroso y denunciable”, subraya Belén Bermejo.

“Una buena información, basada en la evidencia científica, puede contribuir a mejorar los hábitos. Y la especialización del periodista, del comunicador, es imprescindible para evitar sensacionalismos”, afirma Coral Larrosa, también vicepresidenta de ANIS.

Algo distinto son los posibles conflictos entre medios de comunicación y pacientes porque el interés informativo no siempre coincide. “Y los medios, sinceramente, no tenemos que sucumbir a esos intereses. Conocer cuál es el objetivo de los medios es muy importante para que los pacientes no sufran decepciones”, indica Larrosa.

 

FUENTE >  PÚBLICO

2019-02-06T11:39:05+00:00 6 febrero 2019|Noticias|