Los supervivientes, la prueba de que el cáncer se puede superar

Se estima que más de 32 millones de personas han sobrevivido al cáncer a nivel mundial. Según la Sociedad Española de Oncología Médica, cada año más de 100.000 personas superan un cáncer en nuestro país. Se estima que en total hay más de un millón y medio de supervivientes de cáncer en España, y que este número se multiplicará en los próximos años gracias a la detección temprana y los avances en la investigación de nuevos tratamientos.

El superviviente de cáncer es un perfil emergente en el sistema sanitario español que impulsó la celebración del Día Nacional del Superviviente de Cáncer en el año 2012, una efeméride que instituyó el Grupo Español de Pacientes con Cáncer (GEPAC), con el fin de visibilizar y sensibilizar a la sociedad sobre la realidad de los españoles que han superado un proceso oncológico.

La supervivencia es una fase más tras afrontar un cáncer, una en la que no hay tumor ni tratamiento, pero que no supone el final de las secuelas de la enfermedad. Los supervivientes se enfrentan a nuevas situaciones derivadas de la aparición de otras enfermedades asociadas, y cambios en ámbitos como el laboral o familiar que requieren en unos casos asistencia médica y, en otros, apoyo psicológico y social. Hay un importante porcentaje de la sociedad que necesita ser escuchado y atendido.

De esta manera surge el proyecto de la Escuela de Vida de la Fundación Sandra Ibarra, la primera escuela de pacientes y supervivientes de cáncer, que nace para dar a conocer las necesidades físicas, emocionales y sociales de los supervivientes, y uno de sus principales objetivos es la creación del primer registro de supervivientes de España, que se desarrollará a través de una aplicación móvil. Siempre hay registros y estadísticas de fallecimientos, ahora queremos registrar la vida.

Otra de las iniciativas impulsadas por la Escuela de Vida es la implantación de la primera Unidad de Bienestar del Paciente y Superviviente de Cáncer en España, concretamente en el Hospital de Fuenlabrada en Madrid. En esta unidad se coordinarán diferentes departamentos médicos para ofrecer una asistencia integral a largo plazo para los supervivientes de cáncer. Un espacio donde se traten las secuelas médicas, psicológicas y sociales de quienes han pasado por la enfermedad, además de promover una vida lo más saludable posible.

Entre los principales objetivos de esta Unidad está facilitar el acceso a una atención efectiva y equitativa, al tiempo que se contribuye a la sostenibilidad del sistema con una atención más eficiente estratificando necesidades y afrontando el reto del manejo de pacientes oncológicos crónicos complejos.

Además, desde la Unidad de Bienestar del Paciente y Superviviente de Cáncer se impulsarán programas de educación sanitaria tanto a pacientes como a profesionales y a la sociedad en general, así como foros de encuentro para el intercambio de experiencias y conocimiento. A raíz de toda esta información y experiencia, se pretende generar conocimiento y recomendaciones para fomentar planes de prevención y de intervención precoz ante problemas previsibles.

Con este proyecto la Fundación Sandra Ibarra consigue marcar un antes y un después no sólo en la vida de todos los pacientes y supervivientes de esta enfermedad, sino en la historia de la sanidad pública de nuestro país, en la que muchos profesionales reclamaban la necesidad de una unidad de estas características.

Comenzamos con el equipo médico de Fuenlabrada y ya estamos trabajando para extender este proyecto a otros centros hospitalarios, y que las Unidades de Supervivientes se conviertan en una realidad dentro del sistema público de sanidad en España.

2019-05-31T11:32:08+00:00 31 mayo 2019|Notas de prensa, Noticias, Noticias FSI|