Los cuidados que necesitamos para seguir llenos de vida

El Día Internacional de la Enfermería se celebra cada 12 de mayo, coincidiendo con el aniversario del nacimiento de Florence Nightingale, madre de la enfermería moderna, que llegó al mundo en Florencia en 1820. Esta conmemoración se instaura en 1965 por iniciativa del Consejo Internacional de Enfermería y, además de homenajear a Nightingale, tiene como objetivo recordar y destacar la importante labor para la sociedad de los profesionales de la Enfermería.

Florence Nightingale dedicó su vida a asistir a los pacientes, creando algunas de las prácticas y técnicas que se utilizan hoy en día en la Enfermería, y que permitieron el avance y la profesionalización de esta disciplina. A lo largo de su trayectoria realizó  incontables aportes a la educación de los futuros enfermeros mediante la creación de instituciones formativas y la colaboración en el establecimiento de políticas de asistencia sanitaria que permitieron reformar el sistema sanitario del Reino Unido. Tanto es así, que el juramento que realizan los profesionales de la Enfermería al graduarse lleva su nombre.

Florence es conocida como la “Dama de la Lámpara” a raíz de un artículo que The Times publicó en 1855, sobre su trabajo con los heridos en la Guerra de Crimea. Se dice que Florence salía por las noches a visitar a sus pacientes con una lámpara de aceite en la mano, cuidadosa, para vigilar su estado sin molestarles.

La observación indica cómo está el paciente, la reflexión indica qué hay que hacer, la destreza práctica indica cómo hay que hacerlo. La formación y la experiencia son necesarias para saber cómo observar y qué observar; cómo pensar y qué pensar”, aseguraba Florence.

Cada 12 de mayo el día de la Enfermería se celebra en varios lugares del mundo, con especial relevancia en la Abadía de Westminster en Londres, donde una lámpara simbólica es llevada por varias enfermeras desde la Capilla de Enfermería en la misma Abadía hasta el abad, que la ubica en el Altar. Este gesto simboliza la transferencia de conocimiento de un enfermero a otro.

Distinciones “Dama de la Lámpara”

Desde la Fundación Sandra Ibarra llevamos mucho tiempo soñando con un reconocimiento al trabajo que los profesionales de la Enfermería realizan día a día en el cuidado de los pacientes oncológicos. Junto con el Departamento de Enfermería de la Universidad Autónoma de Madrid hemos hecho realidad ese sueño a través de la I Edición de las Distinciones “Dama de la Lámpara” Florence Nightingale.

Estas distinciones pretenden reconocer precisamente la imprescindible labor de los enfermeros y enfermeras, cuya labor es clave en la humanización de la sanidad, que debe ser desarrollada por las administraciones públicas y promovida por las organizaciones profesionales, abriéndose al debate y la opinión de los pacientes.

Además, estas distinciones desean destacar la importancia de escuchar a los pacientes, ya que serán ellos quienes decidan a qué profesionales otorgar su reconocimiento, en distintas categorías que apelan a la empatía, la enseñanza de los autocuidados o la vitalidad y alegría que transmiten sus enfermeros y enfermeras.

En esta primera edición de las distinciones “Dama de la Lámpara” Florence Nightingale, se reconoce la buena labor de las enfermeras de unidades oncológicas de los Hospitales de la Comunidad de Madrid, pero es en realidad un reconocimiento para todas las enfermeras del mundo. Ser “Dama de la Lámpara” no es solo un reconocimiento personal, sino un homenaje y un agradecimiento necesarios a las Unidades de Enfermería al completo, a todas las personas que dedican su vida al cuidado y la atención cercana y profesional de los pacientes de cáncer.

2019-05-10T09:48:11+00:00 10 mayo 2019|Noticias, Noticias FSI|