La inmunoterapia se confirma como opción válida en el cáncer de mama avanzado más agresivo

La coordinadora de la Reunión de Conclusiones del Grupo de Investigación de Cáncer de Mama en España (GEICAM) del 41st SABCS, que se celebra este martes, 29 de enero, en el Hospital Clínico San Carlos de Madrid, la doctora Ana Lluch, ha asegurado que “la inmunoterapia se confirma como opción válida en el cáncer de mama triple negativo metastásico, el más agresivo y difícil de tratar”.

Junto a esta investigadora estuvo presente en dicho acto la directora general y científica de GEICAM, la doctora Eva Carrasco. Respecto al objetivo de la jornada en el Hospital Clínico Universitario San Carlos, Ana Lluch explicó que “sirve para trasladar las conclusiones a las que se llegaron en el 41º Congreso de Cáncer de Mama que tuvo lugar en la ciudad estadounidense de San Antonio, al sur del estado de Texas, el pasado mes de diciembre, al que asistieron más de 6.000 especialistas de este campo”.

En concreto, Lluch destacó de esa cita mundial especializada en dicho tumor “las aportaciones realizadas por España en tratamientos locales como puede ser la biopsia del ganglio centinela afectado por cáncer en el que ahora se muestra el poder prescindir de la linfadenectomia axilar”.

Respecto a otras investigaciones, la coordinadora de la Reunión de GEICAM indicó que “se ha avanzado en el estudio del estilo de vida de las pacientes en relación con la combinación de una dieta equilibrada y el ejercicio físico”. En este punto, añadió que “los estudios muestran que reducir el peso y hacer ejercicio disminuye el riesgo de recaída de las pacientes en igual medida que cuando se aplica el tratamiento sistémico, con el coste que esto conlleva”.

Reducir el tamaño del tumor

Por otro lado, dicha investigadora apuntó los avances más relevantes llevados a cabo en los tres grupos de cáncer de mama como son los luminales, que afectan al 70 por ciento de las pacientes, los HER2, y los triple negativos. En el primero de ellos, detalló que “las aportaciones son pequeñas y ahora toca ver si disminuye la recaída, pero no se cuenta con datos aún”.

En el caso del grupo HER2, Lluch destacó una investigación en la que se refleja que “las pacientes que recibieron tratamiento redujeron el tamaño del tumor antes de operar” y que “entre el 50 y el 60 por ciento de las pacientes con esta terapia, el tumor puede llegar a desaparecer del todo”. Así, subrayó que “a través del estudio de Fase III Katherine, por primera vez, se comprobó que utilizando el anticuerpo conjugado, el T-DM1, se consigue un incremento de la supervivencia libre de enfermedad en aquellas que no alcanzan una respuesta completa con el tratamiento estándar y en las que queda enfermedad residual tras cirugía”.

Sobre el triple negativo, la facultativa insistió en que “no había nada, en cuanto a tratamiento, sólo la quimioterapia” y añadió que “para este grupo, que en España alcanza al 12 y 15 por ciento de las afectadas, la inmunoterapia se postula como efectiva para evitar que el bloqueo celular de defensa deje de hacerlo”. No obstante, recordó que “hoy por hoy para la terapia inmune sigue siendo necesaria la quimioterapia”.

Por otro lado, la investigadora perteneciente a GEICAM comentó que “los nuevos resultados difundidos en San Antonio permiten saber que aquellas pacientes con tumores que sobreexpresan más de un 1 por ciento el biomarcador PD-L1, que suelen ser entre el 40 y el 50 por ciento de todas las mujeres con tumores triple negativo, son las que obtienen un mayor beneficio con la inmunoterapia”.

 

FUENTE > ACTA SANITARIA

2019-01-30T12:58:39+00:00 30 enero 2019|Noticias|