Píldoras de Bienestar de la Escuela de Vida: Gestión Psicoemocional (XVIII)

La Escuela de Vida de la Fundación Sandra Ibarra nace con el principal objetivo de mejorar el bienestar y la calidad de vida de los pacientes y supervivientes de cáncer, y sus “Píldoras de Bienestar” pretenden, estos días más que nunca, acercar el bienestar a todos los pacientes y supervivientes a través de ejercicio físico, la relajación, la nutrición saludable y, una de las cosas que consideramos más importantes: el cuidado de nuestra salud mental y emocional.

Las Píldoras de bienestar de la Escuela de Vida son ofrecidas por profesionales expertos en las diferentes áreas, y en el caso de la psicología contamos con la colaboración del Centro Psicosanitario Galiani de Sevilla, que se han convertido en un referente en el apoyo psicoemocional en estos tiempos de confinamiento e incertidumbre.

“Cuida tus pensamientos, porque se convertirán en tus palabras.

Cuida tus palabras, porque se convertirán en tus actos.

Cuida tus actos, porque se convertirán en tus hábitos.

Cuida tus hábitos, porque se convertirán en tu destino.»

Ghandi

1.- SIENTE A TU EXPERIMENTADOR

Toma algún objeto que tengas a mano (un bolígrafo, una silla, una taza, una planta) y explóralo visualmente, es decir, míralo con gran interés, casi con curiosidad.

Evita los objetos con asociaciones personales fuertes que te recuerden el pasado, por ejemplo, el lugar donde lo adquiriste, la persona de quien lo recibiste, etc. Evita también cualquier cosa que tenga letras encima, como un libro o un frasco, porque estimularía el pensamiento.

Sin esforzarte, concentra todo tu atención en cada uno de los detalles del objeto, manteniéndote en un estado de alerta pero relajado. En caso de que aflore algún pensamiento, no te dejes arrastrar por él.

No son los pensamientos los que nos interesan, sino el acto mismo de percibir. ¿PUEDES ELIMINAR LOS PENSAMIENTOS? ¿PUEDES MIRAR SIN QUE LA VOZ MENTE COMENTE, LLEGUE A CONCLUSIONES, COMPARE O TRATE DE DILUCIDAR ALGO? Después de un par de minutos, dirige tu mirada a tu alrededor, haciendo que tu atención ilumine cada cosa sobre la cual se pose.

Después lleva tu atención a los sonidos que se producen a tu alrededor. Escucha de la misma manera como observaste los objetos, algunos sonidos pueden ser naturales (el agua, el viento, los pájaros), mientras que otros son hechos por el hombre.

Algunos son agradables, mientras que otros pueden ser desagradables. Sin embargo, no trates de diferenciar entre «los buenos y los malos». Permite que cada sonido sea como es, sin interpretaciones. La clave, nuevamente, es el estado de alerta y atención.

CUANDO MIRAMOS Y ESCUCHAMOS DE ESA MANERA, TOMAMOS CONCIENCIA DE UN SENTIDO DE CALMA SUTIL Y QUIZÁS CASI IMPERCEPTIBLE EN UN PRINCIPIO.

Algunas personas lo sienten como una quietud en el fondo, otras hablan de una sensación de paz. Cuando la Conciencia no está completamente absorta en los pensamientos, parte de ella permanece en su estado original e informe, y no condicionado. ÉSE ES EL ESPACIO INTERIOR.

Lo que vemos, oímos, saboreamos, tocamos y olemos son, naturalmente, objetos de los sentidos. Son las cosas que experimentamos. PERO, ¿QUIÉN ES EL SUJETO, EL EXPERIMENTADOR? Si tú en ese momento dices: «bueno, pues claro que el experimentador soy yo, Pedro Pérez, contable, de cuarenta y cinco años, divorciado, padre de dos hijos», estarás equivocado.

Pedro Pérez, y todo aquello con lo cual se identifique el concepto mental de Pedro Pérez, SON LOS OBJETOS DE LA EXPERIENCIA, NO EL SUJETO QUE TIENE LA EXPERIENCIA.

SON TRES LOS POSIBLES INGREDIENTES DE TODA EXPERIENCIA:

1. Las percepciones sensoriales

2. Los pensamientos o las imágenes mentales

3. Las emociones.

Son pensamientos Pedro Pérez, contador, de cuarenta y cinco años, divorciado, padre de dos hijos y, por tanto, son parte de su experiencia en el momento en que pasan por su mente. Ellos y todo lo demás que podamos decir sobre nosotros mismos son los objetos, no el sujeto.

SON LA EXPERIENCIA, NO EL EXPERIMENTADOR. Podríamos agregar miles de definiciones más (pensamientos) acerca de lo que somos y sin duda alguna crecería la complejidad de nuestra experiencia (y también las visitas al psicólogo), pero no es ése el camino para descubrir al experimentador, el cual es anterior a todas las experiencias pero sin el que no habría experiencia.

¿ENTONCES QUIÉN ES EL EXPERIMENTADOR? NUESTRO SER. ¿Y QUIÉN ES NUESTRO SER? LA CONCIENCIA. ¿Y QUÉ ES CONCIENCIA? ESA PREGUNTA NO TIENE RESPUESTA PORQUE TAN PRONTO COMO SE DA UNA RESPUESTA SE LA FALSIFICA Y SE LA CONVIERTE EN OTRO OBJETO.

La Conciencia, cuyo nombre coloquial es el Espíritu, no se puede conocer en el sentido normal de la palabra, y es inútil buscarlo. TODO EL CONOCIMIENTO RESIDE EN EL ÁMBITO DE LA DUALIDAD: SUJETO Y OBJETO, CONOCEDOR Y CONOCIDO.

EL MAYOR IMPEDIMENTO PARA DESCUBRIR EL ESPACIO INTERIOR, PARA ENCONTRAR AL EXPERIMENTADOR QUE SOMOS, ES FASCINARSE CON LA EXPERIENCIA HASTA EL PUNTO DE PERDERSE EN ELLA.

Es la Conciencia extraviada en su propio sueño. Es dejarse atrapar hasta tal punto por cada pensamiento, cada emoción y cada experiencia que en efecto permanecemos en una especie de ensoñación. ÉSE ES EL ESTADO ACTUAL DE LA HUMANIDAD ACTUALMENTE.

Aunque no podemos conocer la Conciencia, podemos reconocer en ella lo que somos. Podemos sentirla directamente en cualquier situación, independientemente de donde estemos. Podemos sentirla aquí y ahora como la Presencia, el estado interior en el cual se perciben las palabras de esta lectura y se convierten en pensamientos.

ES EL YO SOY DE FONDO. Las palabras que estamos leyendo y convirtiendo en pensamientos son la parte delantera del escenario y el Yo Soy es el telón de fondo, el substrato, la base subyacente de toda experiencia, pensamiento y sentimiento.

Descubra su espacio interior creando vacíos entre el torrente de pensamientos. Sin esos vacíos, el pensamiento se vuelve repetitivo, pierde toda inspiración y chispa creadora, como sucede con la gran mayoría de las personas del planeta.

SEGUIR LEYENDO

https://www.centropsicosanitariogaliani.com/wp-content/uploads/2020/04/GESTI%C3%93N-PSICOEMOCIONAL-parte-18.-CENTRO-PSICOSANITARIO-GALIANI.pdf

2020-04-21T10:13:28+00:00 21 abril 2020|Noticias, Noticias FSI|